En Petare hemos extendido nuestra red de Alimenta la Solidaridad “Petare” a 33 comedores activos en el Municipio Sucre, que benefician a más de 2300 niños diariamente en las zonas populares. Cada comedor es un espacio comunitario de formación para las madres y la comunidad. En Alimenta la Solidaridad “Petare” hemos concebido la atención social en 3 fases: 1.  Atención de niños en riesgo nutricional, 2. empoderamiento de la mujer y 3. emprendimiento femenino.

En la fase uno, nos proponemos preservar a los niños de la emergencia humanitaria compleja que vive el país a través de una comida con alto contenido calórico diariamente; y en la fase dos que acabamos de arrancar, buscamos atacar la raíz de la pobreza y desnutrición de los niños que atendemos en los comedores a través del “empoderamiento de sus madres”. Finalmente en la fase tres vamos a promover el emprendimiento de la mujer entre las madres del programa como mecanismo de superación de la pobreza.

Dicen investigadores de centros de estudios importantes que, cuando la mujer está empoderada sus comunidades son más prósperas, estables y seguras. En este sentido hemos emprendido el primer proyecto de la fase dos: “Empoderamiento de la Mujer y Organización Comunitaria” para 300 madres de los comedores de Alimenta la Solidaridad Petare y madres de los comedores de Alimenta la Solidaridad del Estado Miranda.

La formación que les damos tiene un fuerte compromiso con la transparencia, los valores democráticos y el Estado de Derecho. Desde los barrios mas desfavorecidos de Petare a sectores de la clase trabajadora en Los Teques, hemos visto que las mujeres son normalmente las líderes de sus comunidades, son quienes más sufren la profunda crisis que vive el país y quienes más compromiso muestran por el cambio. No me cabe duda de que su rol va a ser clave en la transformación y reconstrucción de Venezuela.